Opinión | El “murmullo” que huele a buen fútbol

La primera derrota liguera del C.F. La Solana no debe empañar lo que está por llegar. El “murmullo” que espera el buen fútbol, sabe que llegará en breve y en cantidad.

Jesús Flores | Hay que reconocer que la derrota del pasado domingo ante el Daimiel Racing Club de Fútbol de Torreca sorprendió y mucho a los numerosos aficionados que acudieron a La Moheda. El gol cargado de fortuna para los visitantes y la gran intensidad defensiva mostrada por los daimieleños, algo muy particular en todos los equipos entrenados por el técnico valdepeñero, propiciaron que el primer susto del año se diera en La Moheda.

El equipo funcionó bien hasta cierto punto. Se ganó intensidad por las bandas en la segunda mitad y se tuvo durante todo el choque el control del esférico. Eso si, faltó el punch arriba. Pero ahí el equipo blanco estuvo fino rompiendo todas las opciones de llegada. Luego además la fortuna se alió con el conjunto visitante, la más clara para los amarillos con el disparo de Capelo que casi revienta el larguero. Pero la pelotita no quiso entrar.

Por eso no hay que desesperar. Estas cosas pasan, y más en fútbol. Hablamos fuera de micro con Manolo Sancho, y a pesar de que la desilusión se mostraba patente en su rostro por el resultado negativo obtenido, si es cierto que el optimismo y la confianza por los suyos se ve reflejada en cada palabra que sale de su boca. Los “accidentes” existen y esto no es como empieza sino como acaba…

Otra cosa que gustó bastante, fue algo que sucedía jugada tras jugada fuera del terreno de juego. El eterno murmullo deseando ver fútbol. Se vio a la afición entregada y deseosa de pasarlo bien, de disfrutar. Ya lo decía Manolo Ladero en la entrevista de la semana pasada que es muy importante que el público y los socios estén y apoyen al equipo de forma incondicional, y eso, con ese murmullo al más puro estilo inglés, se vivió el domingo. Por ello es importante tener un poquito de paciencia, los mimbres son buenos y los resultados llegarán en breve.