CRÓNICA | Buen empate y pendientes del Cartagena (0-0)

Otro punto importante para los de Manolo Ruiz. El empate ante el Melilla coloca al Extremadura UD como Co-lider junto al Cartagena, precisamente el rival de este domingo.

Los extremeños siguen siendo uno de los equipos de moda y eso se nota cuando les toca viajar lejos del Francisco de la Hera. Ayer la visita fue a la UD Melilla que le esperaba con ganas de batalla en el terreno de juego. Eso es lo que tiene que te consideren uno de los rivales a batir. El punto por tanto es muy importante, más si cabe si tenemos en cuenta que este domingo a partir de las 17:00 horas los hombre de Manolo Ruiz reciben al líder Cartagena.

De nuevo será un partido muy especial para el solanero Alfonso Candelas que jugó allí hace dos temporadas y que ya el año pasado en su reencuentro con sus ex-compañeros no solo rindió a un altísimo nivel sino que fue recibido por su ex afición de una forma inmejorable. Por lo tanto de nuevo será uno de esos días en los que un futbolista siente cosas especiales dentro del terreno de juego. Esta temporada el lateral izquierdo está a un gran nivel de juego y de forma como ya sucediera en las dos anteriores campañas por lo que el partido de este domingo volverá a dejar cosas buenas sobre el terreno de juego.

CRÓNICA | www.udmelilla.es

FICHA TÉCNICA

U.D. MELILLA:

Dani Barrio, Pepe Romero, Jilmar, Odei, Álex Cruz, Lolo Garrido, Juanma Espinosa, Boateng (72’, Rubén) , Zelu, Pedro Vázquez (80’, Nando) y Yacine (84, Nacho Aznar)

EXTREMADURA U.D.:

García, Aitor, Candelas, Pardo, Borja, Zarfino, Jairo (72’, Valverde), Fran Miranda, Airam Cabrera (80’, Willy), Jesús Rubio (55’, Álex Barrera) y Kike Márquez.

La U.D. Melilla y el Extremadura U.D., dos de los aspirantes a los puestas de liguilla, han empatado esta mañana en el Álvarez Claro en el duelo de la jornada, una contienda en la que las defensas se han impuesto a las delanteras. Aunque ha habido, a lo largo del encuentro, momentos de dominio para ambos planteles, el empate a cero quizá sea el resultado más justo. Los azulinos siguen asomados a los puestos nobles de la tabla y el domingo, ante otro de los favoritos de la competición (el UCAM Murcia), intentarán volver a sumar de tres en tres y seguir escalando posiciones.

A lo largo del partido no ha habido gran cantidad de ocasiones, los porteros, casi inéditos, apenas han tenido un par de intervenciones de mérito, pero eso no quiere decir que el choque haya dejado de ser vibrante y emocionante. A un alto nivel de compromiso e intensidad, ambas escuadras han protagonizado un duelo típico en esta categoría, más centrado en las labores de contención que en las de creación. Nadie quería dejar a su libre albedrío a las determinantes piezas de ataque del equipo rival.

El encuentro se abrió algo más durante la segunda mitad, pero durante la primera el esfuerzo físico y buen posicionamiento de los dos clubes dificultó el funcionamiento de las salas de máquinas. Ni la U.D. Melilla conseguía hilar su juego de creación como normalmente acostumbra, ni los jugones del equipo extremeño lograban zafarse de la marca de los futbolistas azulinos en la media.

Justo a la salida del túnel de vestuarios, sin embargo, se vieron los mejores minutos del conjunto melillense. Los jugadores azulinos tuvieron de nuevo su feeling habitual con el esférico, tornándose cada vez más peligrosos e incisivos. Las ocasiones de las que dispusieron, sin embargo, se malograron. Ya durante el último tramo del encuentro, los azulinos pagaron el peso del derroche físico y no consiguieron imprimir esa sexta marcha necesaria para vencer a un coloso como el Extremadura.

Especialmente plausible fue, una vez más, la labor de la zaga unionista, que anduvo impecable a la hora de frenar a los mejores futbolistas de la categoría. Los azulinos acumulan con este encuentro ocho sin recibir un tanto, incluyendo los seis disputados en el Álvarez Claro, donde ningún equipo ha sido capaz de arrancar una victoria. Pese a ello, a punto estuvo de destrozar la estadística Airam en un genial contra que desbarató Dani Barrio –una vez más- con una excepcional “palomita”.

Trabajado punto, pues, el firmado por la U.D. Melilla y el Extremadura en el partido de la jornada en el Grupo IV. Hay que valorar de los unionistas que supieran maniatar a un plantel como el azulgrana, el gran temido de la liga. No sólo eso, sino que en ningún momento entregaron la cuchara, queriendo ser dominadores del encuentro siempre que pudieron. Ahora no hay más tiempo para relajarse, pues este próximo domingo visita el fortín melillense otro de los grandes equipos de la competición, el UCAM Murcia.